MANTENIMIENTO DEL TRANSFORMADOR PCC1

search_left
 

PAÍSES PARTICIPANTES

ARGENTINA

ROBERTO PIANELLI

Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y el Premetro  (AGTSy P)

Vign_argentina-bandera-200px
CHILE

PAULA RIVAS VILLAROEL

Federación de Sindicatos Metro de Santiago de Chile

Vign_chile-bandera-200px
BRASIL

WAGNER FAJARDO PEREIRA

Federación Nacional de Metroferroviarios

Sindicato de Metroviarios de Sao Paolo

Vign_brasil-bandera-200px
ESPAÑA

BRAULIO DEL POZO OLIVARES

Solidaridad Obrera del Metro de Madrid

Vign_espana-bandera-200px
COLOMBIA

CLAUDIA PATRICIA MONTOYA

Sindicato de Trabajadores y Empleados del Sistema de Transporte del Valle de Aburra

Vign_colombia-bandera-200px
MÉXICO

Benito Bahena y Lomé

  • Alianza de Tranviarios de México (Cd. de México)

José Alberto Estrada Romero

  • Sindicato de Trabajadores al Servicio del Sistema Eléctrico Urbano (Guadalajara)

Celso Lugo Sánchez

  • Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Sistema de Transporte Colectivo Metrorrey (Monterrey)

Ing. Fernando Espino Arévalo

  • Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo (Cd. de México)

 

Vign_mexico-bandera-200px
NEW YORK

FRANK GOLDSMITH

Metro de New York

Vign_Estados-Unidos-
PANAMÁ

JOSÉ ROBLES

Sindicatos de Trabajadores del Metro de Panamá

Vign_panama-bandera-200px
VENEZUELA

ROGER ALBERTO ALVARADO SANTELI

Sindicato de Trabajadores del Metro de Caracas

Vign_venezuela-bandera-200px
 

TEMA 1. SITUACIÓN POLÍTICA REGIONAL Y ACTUALIDAD DEL TRANSPORTE METROVIARIO. AUTOMATIZACIÓN, CAMBIOS Y DESAFÍOS.

 
TEMA 5. COMUNICACIÓN SINDICAL. HERRAMIENTAS Y ESTRATEGIAS PARA ENFRENTAR LOS CAMBIOS TECNOLÓGICOS
 
TEMA 6. LAS GARANTÍAS DE LIBERTAD SINDICAL Y CONTRATACIÓN COLECTIVA EN LAS EMPRESAS METROVIARIAS
RECONOCIMIENTOS
 

Palabras del Ing. Fernando Espino Arévalo en la Inauguración del Sexto Encuentro Internacional de Sindicatos de Trabajadores Metroviarios

 
MENSAJE DE BIENVENIDA DE LA DRA. FLORENCIA SERRANÍA SOTO, DIRECTORA DEL SISTEMA DE TRANSPORTE COLECTIVO
INAUGURACIÓN
Vign_inau

MENSAJE DE BIENVENIDA DEL PRESIDENTE DEL COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DE NUESTRO SINDICATO EN EL SEXTO ENCUENTRO INTERNACIONAL DE SINDICATOS DE TRABAJADORES METROVIARIOS

Compañeras y compañeros trabajadores de los metros del mundo.

 Amigas y amigos de los medios de comunicación.

Agradecemos la presencia de todas y todos ustedes a la apertura de este evento en el que nos reunimos las representaciones de los sindicatos de los metros de diversos países.

 Me es grato saludar la presencia de la representación de la Coordinadora de Metros de América, “Metroamérica”, la organización que incorpora a los diferentes sindicatos de los metros de América.

De esta organización destacamos y saludamos a la asociación gremial de trabajadores, delegación de Argentina, país hermano que apenas el pasado viernes 24 de mayo celebró su independencia, por lo que les brindamos un gran aplauso.

Asimismo, reconocemos la presencia de los delegados del sindicato del metro de Chile, uno de los gremios mas combativos y herederos de la cultura de lucha en favor de los no privilegiados.

Con el mismo entusiasmo recibimos a la delegación de Colombia, a quienes les deseamos que encuentren en esta su casa, los motivos suficientes para permear el ambiente festivo que los caracteriza.

Saludamos igualmente a nuestros amigos delegados de Panamá, a quienes les deseamos que encuentren en la Ciudad de México la calidez que los haga sentirse como en casa.

 Es también muy agradable recibir a los delegados de Venezuela, un país hermano que, por sus raíces históricas se identifica mucho con nuestro México.

 Y qué decir de nuestros amigos delegados de Brasil, de quienes esperamos que sus participaciones se acompañen de la alegría que los identifica y que nos contagia a todos.

 Recibimos también con afecto a nuestros amigos del Sindicato del Metro de Nueva York, con quienes seguramente habremos de intercambiar experiencias muy valiosas para todos. Que a partir de día de mañana se integran con nosotros.

Saludamos igualmente con afecto la presencia de la delegación del Sindicato “Solidaridad Obrera” del metro de Madrid, España, de quienes esperamos retroalimentación muy importante, por su cercanía con una de las más destacadas constructoras de trenes de Metros.

Contamos con la presencia de dos organizaciones hermanas, representadas en las delegaciones de los sindicatos de los metros de Guadalajara, Jalisco y de Monterrey, Nuevo León, ambas de nuestro país.

Nos congratulamos de su presencia y les damos la más calurosa bienvenida.

Un amigo de muchos años igualmente nos acompaña y nos da mucho gusto, porque él y sus delegados trabajadores representan a uno de los sindicatos más antiguos de nuestro país, y me refiero a nuestro amigo Benito Bahena, dirigente del Sindicato de Tranviarios de la Ciudad de México.

A todas y a todos ustedes, les decimos que es un alto honor recibirlos en esta, la casa de los trabajadores del Metro de la Ciudad de México.

BIENVENIDA
Vign_DSC0243

MENSAJE DE LA DRA. FLORENCIA SERRANÍA SOTO A LOS ASISTENTES AL SEXTO ENCUENTRO INTERNACIONAL DE SINDICATOS DE TRABAJADORES METROVIARIOS

 

Para mi es muy grato asistir a este encuentro de Sindicatos de la Industria Metroviaria, que organiza el Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo que preside el Ing. Fernando Espino Arévalo, en esta Ciudad de México Capital de la República Mexicana.

 

Seguramente que estos encuentros sirven a los asistentes para analizar las formas de trabajo que aplican en sus respectivos países, lo que contribuye a conocer también las tecnologías que aplican en los procesos productivos.

 

Expreso a todos los asistentes la más cordial bienvenida y los mejores deseos, de que este encuentro sea exitoso y rinda beneficios para los trabajadores y para las empresas de los Metros en que laboran.

  Mucho éxito.

 
Vign_DSC0489-nueva

 TEMA 1.- SITUACIÓN POLÍTICA REGIONAL Y ACTUALIDAD DEL TRANSPORTE METROVIARIO. AUTOMATIZACIÓN, CAMBIOS Y DESAFÍOS. SITUACIÓN GENERAL.

 PONENTE: ING. FERNANDO ESPINO ARÉVALO

El Sistema de Transporte Colectivo fue creado en el año de 1967 como un Organismo Descentralizado del Gobierno Federal, con el propósito de coordinar los trabajos de construcción, administración y operación del Metro de la Ciudad de México. Al modificarse el estatus político del Distrito Federal para convertirse en una más de las entidades federativas de nuestro país, el Sistema de Transporte Colectivo pasó a ser un organismo descentralizado local, primero del Distrito Federal y ahora de la Ciudad de México.

 Eran los años en que, la sola idea de construir una vialidad subterránea por la que circularía un tren urbano para la transportación de pasajeros de la Ciudad de México y su zona conurbada, propició la expansión de diversos rumores en torno a la inviabilidad del proyecto por el subsuelo fangoso en que se encuentra asentada la Ciudad de México.

 Sin embargo, la alta tecnología de la ingeniería mexicana pudo superar las adversidades y logró la realización de una de las obras más destacadas del siglo XX en nuestro país, el Metro de la Ciudad de México que inició operaciones en el año de 1969 y cuya estructura e instalaciones soportó dos terremotos de alta intensidad en 1985 y otros dos similares en 2017. Al respecto, cabría aclarar, fue el Metro de la CDMX el primero en continuar operaciones inmediatamente después de los eventos sísmicos.

 Desde la facha de la constitución del Sistema de Transporte Colectivo, las relaciones laborales con sus trabajadores se ubicaron en el régimen jurídico del apartado “B” del artículo 123 constitucional, previsto para los trabajadores al servicio del Estado, con todas las limitantes en materia de derecho colectivo del trabajo, sobre todo lo relativo a la inexistencia del Contrato Colectivo de Trabajo y prácticamente la inexistencia del derecho de huelga.

 En 50 años de operación permanente, el Metro ha ampliado sus líneas para abarcar las diferentes zonas de la ciudad y de los municipios conurbados del Estado de México, contando actualmente con un parque vehicular de 384 trenes, de los cuales 381 son de rodadura neumática y 63 de rodadura férrea, los que a través de 12 líneas transportan a más de 5.5 millones de personas.

 Para operar este medio de transportación urbana de pasajeros se contrataron trabajadores de taquilla, administrativos, de obras y mantenimiento a plazas y edificios, conductores, reguladores, técnicos y profesionistas en electricidad, electrónica y electromecánica, así como técnicos en mantenimiento a vías y al material rodante, los que un año después del inicio de operaciones del Metro, en 1970, constituyeron su organización sindical que actualmente se denomina Sindicato de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo.

 Nuestro Sindicato tiene como órganos de gobierno al Congreso Nacional; el Consejo Nacional de Delegados; el Comité Ejecutivo Nacional; el Comité Nacional de Vigilancia y la Comisión Autónoma de Honor y Justicia. Asimismo, el Comité Ejecutivo Nacional se auxilia de diez Comités Ejecutivos Seccionales, los cuales se clasifican de la siguiente manera:

 Sección I, “Vías”;  Sección II, “Material Rodante”; Sección III, “Transportación Líneas 1, 3, 4 y B”;  Sección IV, “Administrativo”;  Sección V, “Electromecánica y Electrónica”;  Sección VI, “Mantenimiento a Edificios, Talleres y Plazas”;  Sección VII, “Taquillas”;  Sección VIII, “Mantenimiento de Estructuras”;  Sección IX, “Transportación Líneas 2, 5, 6, 12 y Reguladores de  PCC y PCL” y  Sección X, “Transportación Líneas 7, 8, 9 y A”. 

 Desde el surgimiento de nuestro Sindicato, a pesar de las limitaciones jurídicas para negociar colectivamente, logramos pactar un Reglamento de Condiciones Generales de Trabajo que se revisa bilateralmente cada año, superando totalmente la disposición legal que indica que las condiciones generales de trabajo las determina el titular de la dependencia, con la sola obligación de escuchar la opinión del sindicato.

 De esa reglamentación laboral derivan derechos para los trabajadores del Metro muy por encima de los mínimos legales, entre los que podemos destacar nuestro servicio médico que comprende cuatro Policlínicas propias de la empresa, servicios privados de un hospital de especialidades, laboratorios, servicios farmacéuticos y clínicas de rehabilitación, además de los servicios públicos de institutos de especialidades de tercer nivel; contamos también con dos Centros de Desarrollo Infantil, un Deportivo con instalaciones para la práctica de diversos deportes, así como estímulos económicos por titulación profesional, por certificación en competencia laboral, y una caja de ahorros que se integra con una aportación de la empresa y otra de los trabajadores, entre otras prestaciones.

 A lo largo de cincuenta años de vida del Metro de la Ciudad de México, sus trabajadores han visto cómo se han deteriorado paulatinamente los trenes y las instalaciones del Metro, y todo porque algunas de las administraciones dejaron de invertir los recursos presupuestados para la adquisición de herramientas y refacciones, necesarias para brindar el mantenimiento adecuado y oportuno a las instalaciones eléctricas, electromecánicas, electrónicas, a las vías y al material rodante.

 No obstante, los trabajadores mexicanos de esta empresa, a lo largo de estos cincuenta años, hemos realizado las acciones necesarias para seguir brindando un servicio seguro, rápido y de calidad para los usuarios de este medio de transporte, ya sea fabricando las refacciones y herramientas que se requieren, o hasta transformando la tecnología original para eficientar su servicio.

 Asimismo, al llegar a dominar las tecnologías de origen de los trenes de las diversas empresas extranjeras, cuando un tren llega al final de su vida útil, los trabajadores hemos logrado rehabilitarlos cambiándoles todos sus componentes por equipos nuevos, logrando que se garantice su uso por otro período similar de vida útil que el que garantizan los trenes nuevos, con un ahorro aproximado de un 60 % en su costo.

  

Sin embargo no todas las administraciones han seguido una política de cumplimiento cabal con los programas periódicos de mantenimiento de los trenes y de las instalaciones de nuestro Metro, de ahí que la actual administración del Sistema de Transporte Colectivo y del Gobierno de la Ciudad de México encuentren este sistema de transportación tan importante para la Zona Metropolitana, en franco deterioro y, en algunos casos, de lamentable abandono.

 Este panorama representa, evidentemente, un gran reto para la empresa y sus trabajadores, pero nuestro Sindicato asume ese reto y está dispuesto a colaborar en la recuperación del mejor funcionamiento del Metro de la Ciudad de México, en la medida en que las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México y del Sistema de Transporte Colectivo se comprometan a proporcionar los implementos necesarios para tal efecto.

 
Vign_DSC0721

TEMA 2. SEGURIDAD Y SALUD LABORAL EN EL METRO. LA VIDA NO SE NEGOCIA. ASBESTO Y PELIGROS DEL MEDIO AMBIENTE METROVIARIO.

PONENTE: ROBERTO GUERRERO GARCÍA

 

El Metro de la Ciudad de México tiene actividad continua las 24 horas de los 365 días del año, y los trabajadores a su servicio hacemos posible que esto suceda laborando en zonas peligrosas e insalubres no exentas de riesgos que afectan la salud o ponen en peligro la integridad física de los trabajadores, y en no pocas ocasiones han tenido como resultado la muerte de nuestros compañeros.

 

En el Metro nuestros compañeros han experimentado diversas situaciones que, con el tiempo, se han vuelto parte del anecdotario, como el de un compañero Inspector Jefe de Estación que desapareció en vías, y que en algunas ocasiones, se cuenta, sube en las cabinas de los trenes cuando los conducen compañeros de nuevo ingreso, identificándose con nombre y número de empleado. Y cuando el conductor pasa el reporte de quién lo acompaña, resulta que sus datos y descripción corresponden al compañero desaparecido. Seguramente el riesgo sufrido por ese Inspector Jefe de Estación no le impide seguir añorando la función que desempeñaba.

 

La Seguridad e higiene en nuestra empresa constituye una de las materias más importantes para los trabajadores, y debería de serlo también para el Organismo y sus directivos, pues de ella dependen la prevención de accidentes y enfermedades de trabajo, la disminución de incapacidades laborales y mejores rendimientos en el trabajo.

  

No obstante, de manera inexplicable ha sido la administración del Sistema de Transporte Colectivo la principal interesada en que no se realicen los trabajos de inspección de las áreas de trabajo para detectar las zonas peligrosas e insalubres, aun y cuando se convino expresamente con nuestro Sindicato que se solicitaría la participación de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para tal efecto.

 

En el año 2008, un grupo de inspectores del trabajo de la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo del Gobierno del Distrito Federal, realizaron actividades en nuestra empresa en ese sentido, detectando diversas áreas peligrosas e insalubres, pero por razones que no alcanzamos a comprender se determinó que tales inspecciones quedaban sin efecto, porque la función de inspección se ordenó habiendo equivocado la fundamentación jurídica en que se sustentó la inspección de referencia, además de que la norma invocada ya se encontraba derogada y, por tanto, la actuación de los inspectores carecía de valor jurídico. ¿Sería que los funcionarios responsables de esa dependencia no conocían el marco normativo que regía sus actuaciones?

 

El trabajo diario en el Metro implica el manejo de alta y baja tensión en vías energizadas o en el mantenimiento a transformadores eléctricos, el mantenimiento a vías con trenes en circulación, el manejo de solventes en áreas sin ventilación o el trabajo directo en cárcamos con manejo de aguas negras, entre otras de las condiciones que se consideran de alto riesgo, razón por la cual, en nuestro Sindicato tenemos la convicción de que este problema debe de ser estudiado a fondo por especialistas en la materia.

 

También es de destacar los altos índices de riesgos de trabajo que se registran en nuestro centro de trabajo, en un número superior al que se registra normalmente en cualquier otra empresa por año, y en diversos casos se observa la existencia de incapacidades médicas por más de dos años, sin que se resuelva si procede o no el dictamen de la incapacidad correspondiente, en perjuicio del presupuesto aplicable para los servicios médicos.

 

En nuestra fuente de trabajo hemos pasado por riesgos diversos por la existencia de materiales como el denominado Azkarel, que sin saberlo constituía un elemento radioactivo que produjo problemas de cáncer en quienes lo manipulaban, o escurrimientos de gasolina desde el exterior hacia el subsuelo de las instalaciones del Metro, con grave peligro para los trabajadores y los usuarios del servicio, pero gracias a las denuncias oportunas de nuestra Organización Sindical se lograron erradicar esas condiciones que ponían en riesgo la salud, la integridad física o la vida de las personas y los trabajadores.

 

La creación y funcionamiento de una Comisión Mixta de Seguridad e Higiene en nuestra empresa ha propiciado la atención a diversos problemas de riesgo para los trabajadores, así como la calificación de los casos de enfermedades profesionales o accidentes de trabajo que, por sus características, procedieron para un dictamen de riesgo de trabajo.

  

Esta misma Comisión Mixta programa, anualmente, recorridos a las distintas áreas de trabajo para detectar aquellos espacios o condiciones laborales que pueden ser propicios para generar un riesgo de trabajo, sin embargo, el alto número de casos que conoce esta Comisión le impide tener una inspección rigurosa en las diversas áreas de trabajo, o bien, cuando llegan a las mismas, toda vez que sus recorridos fueron programados previamente, se encuentran que los responsables de las áreas han removido o modificado los materiales o las condiciones que pudieran ser calificados como riesgosos.

 

Por tal motivo, consideramos de urgente atención el servicio de inspección de parte de la autoridad laboral, federal o local, para que se detecten las zonas peligrosas e insalubres en nuestras áreas de trabajo, de manera que, con los dictámenes correspondientes, se tomen las medidas necesarias para abatir esa condición de riesgo, y para que, entre tanto se erradican, se les proporcionen a nuestros compañeros el equipo y las medidas de protección adecuados y suficientes para considerarse protegidos, y que se les otorgue un incentivo económico adicional a su salario por la realización de sus trabajos en esas condiciones.

Muchas gracias.



 
Vign_M313-

TEMA 3. EL ROL DE LA MUJER EN EL SINDICALISMO METROVIARIO.

PONENTE: MARÍA EUGENIA CORONA GARCÍA

 

En nuestro país, como en otras partes del mundo, la evolución de los derechos de las personas en lo individual y como grupos sociales, se ha adaptado a las nuevas realidades propiciadas por los cambios políticos, económicos y sociales que se presentan en el mundo.

 

El mundo del trabajo y la producción no escapan de esta situación, así vemos que en las empresas se han presentado cambios de contexto en el tema de igualdad, dando una mayor participación a la mujer en los procesos productivos, considerando su derecho a la igualdad y equidad en materia de salarios, así como a ser promovidas o ascendidas a mejores puestos de trabajo, de acuerdo a su vocación y niveles profesionales alcanzados.

 

Nuestra Constitución Federal contiene disposición expresa en su artículo 4º, en torno a la igualdad entre hombres y mujeres, en tanto que establece que, “El varón y la mujer son iguales ante la Ley…”

 

Con esta consideración, el constituyente mexicano plasmó la decisión de que todas las personas son iguales ante la ley, y todos tienen igual derecho de protección ante la misma. A partir de este principio de igualdad previsto en la Ley Suprema de nuestro país, se tienen importantes avances en materia laboral, los cuales, en una organización obrera que se precie de representar a sus agremiados, deberán hacerse efectivos y garantizarse plenamente.

 

        En nuestro centro de trabajo, el Sistema de Transporte Colectivo, la dirigencia sindical encabezó, casi desde el inicio de operaciones del Metro, en el año de 1970, la lucha de las mujeres por ser reconocidas como seres humanos en igualdad de condiciones que los varones. Inicialmente, haciendo valer sus derechos como madres trabajadoras, en materia de seguridad social y todas las prestaciones previstas en el Reglamento de Condiciones Generales de Trabajo, así como, que el otorgamiento de prestaciones y estímulos quedaran establecidas para el “trabajador”, sin hacer distinción entre la condición de varón o mujer.

 

Posteriormente, en el año de 1978 logramos modificar el Reglamento de Escalafón, firmado de manera bilateral entre empresa y sindicato, para que considerara la participación de la mujer trabajadora del Metro en puestos de trabajo que eran ocupados exclusivamente por los varones. Fue así como, en un proceso escalafonario para ocupar la plaza denominada “Conductor”, que es la de operador de trenes, se logró que participaran compañeras mujeres trabajadoras, las que años mas tarde por encontrarse en la misma rama escalafonaria, pudieron promoverse a los puestos de trabajo de Jefe de Estación, Inspector de Transportación y Reguladoras de Puesto Central de Control.

 

De manera paralela, promovimos la participación de la mujer en puestos de trabajo técnicos, logrando que se incorporaran a desempeñar actividades relacionadas con la industria eléctrica, electrónica y electromecánica, espacios de trabajo en los que encontraron el apoyo y el respeto de los compañeros trabajadores varones.

 

        Es preciso destacar que, en el Metro de la Ciudad de México logramos erradicar la distinción, o exclusión basada en el sexo de todo trabajador. La mujer trabajadora goza y ejerce, sin importar su estado civil, de todos los derechos previstos en la legislación mexicana, adaptados de manera específica en el Reglamento de Condiciones Generales de Trabajo que rige las relaciones obrero-patronales en el Metro.

 

Asimismo, hemos logrado adoptar medidas para que en nuestra relación de trabajo exista igualdad entre mujeres y hombres en el ejercicio de derechos, tales como: derecho a ocupar un puesto de trabajo,  ascenso escalafonario a niveles superiores, estabilidad en el empleo, oportunidad para su formación profesional, igualdad en remuneración para trabajos iguales, seguridad social, protección de la salud en su desempeño laboral, prohibición del despido por motivos de embarazo o estado civil, disfrutar de licencia con motivo de la maternidad (hasta por tres meses con opción a ampliarla cuatro meses y medio más con el pago del 100% de su salario) y el derecho a tiempo para lactancia de una hora diaria, (prestación que se prolonga hasta la edad de 9 años del menor, para destinar esa hora a su cuidado).

 

        La participación de la mujer en la industria metroviaria de la Ciudad de México es muy destacada, y hacer referencia a las cualidades de la mujer en su trabajo sería reiterativo, sin embargo, en vale la pena hacer referencia a la mayor dedicación, pulcritud, cuidado y limpieza estética que caracterizan el trabajo de la mujer, por lo que, en buena media, hay que destacar el importante rol que juega la mujer trabajadora en la actividad de nuestro Metro.

 

        Sin temor a exagerar y, para concluir, deseo manifestar que la mujer trabajadora del Metro, que en muchos casos es madre y jefa de familia, también es una líder, y en nuestro Sindicato, deseo decirles, es un factor determinante que motiva e impulsa la lucha que de manera permanente llevamos a cabo en la defensa del derecho obrero, y en la búsqueda de mejores condiciones de vida y de trabajo para nuestro gremio y sus familiares.

 

Muchas gracias.

 
Vign_DSC1123-leo

TEMA 4. AVANCES EN LA PLATAFORMA SINDICAL POR LA IGUALDAD DE GÉNERO.

PONENTE: LEOBARDO HERNÁNDEZ OLVERA

 

La libertad de pensamiento es una garantía prevista en leyes de los países civilizados que integran la comunidad global de nuestro planeta. Esta libertad es considerada como un tema reservado a un ámbito privado de la persona, la cual, en principio, no debería tener ningún tipo de efectos en la vida laboral del trabajador, sin embargo, es conveniente evaluar los límites legales que pudieran existir para que el trabajador pueda expresar sus ideas y formas de pensar en su espacio de trabajo.

 

En el caso de México, la Ley Federal del Trabajo se ocupa de manera muy general al tema, abriendo un panorama de igualdad que brinda al trabajador la certeza para no ser excluido o discriminado por motivo de su origen, sexo, forma de ser y pensar. El artículo 3º de la citada legislación establece de manera precisa lo siguiente:

 

Artículo 3º “El trabajo es un derecho y un deber sociales. No es artículo de Comercio. No podrán establecerse distinciones entre los trabajadores por motivo de raza, sexo, edad, credo religioso, doctrina política o condición social…”

 

En este precepto legal se crea la plataforma de la igualdad de género en las relaciones de trabajo, garantizando el derecho a decidir, entre otros aspectos, la “preferencia sexual” del trabajador como un elemento esencial de la dignidad humana.

 

Esta disposición se encuentra en comunión con la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, en la que se consagra el derecho íntimo de la persona a la no injerencia en “la vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia”.


Es así como, a cada individuo, corresponde decidir y reservar para sí mismo, la privacidad de su intimidad, de acuerdo con su libre pensamiento y sus sentimientos como persona, de tal manera que, en un entorno justo, un trabajador no debe estar expuesto a la marginación, exclusión y mucho menos a la agresión con motivo de sus preferencias íntimas personales, dentro del ámbito de su desempeño laboral.

 

A mayor abundamiento, la Ley Federal del Trabajo de México considera una disposición que prohíbe el hostigamiento y el acoso sexual para el trabajador, la cual dispone lo siguiente:

 

Artículo 3o. Bis. – “Para efectos de esta Ley se entiende por:

 

a)             Hostigamiento, el ejercicio del poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en el ámbito laboral, que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas; y

 

b)             Acoso sexual, una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo del poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.”

 

No obstante, lo anterior, para algunos estudiosos del tema, como el Dr. Carlos Reynoso, la vida privada del trabajador en su centro de trabajo no siempre ha estado regulada por alguna norma jurídica; esta circunstancia, lamentablemente, prevalece en algunos países en que la justicia laboral no aborda estos temas, pero es una realidad que subsiste sobre todo en la esfera de las facultades jerárquicas que tiene el empleador.

 

Esto es, el directivo de una empresa generadora de empleos aprovecha sus facultades para contratar los servicios de un trabajador, para ejercer y expresar su poder de decisión, aunque ello implique realizar prácticas violatorias de los derechos humanos laborales en perjuicio de los trabajadores, quienes se ven impedidos para expresar su oposición a tales actitudes, puesto que fundan su esperanza de vida en la posibilidad de permanencia en el empleo, o en la posibilidad de ocupar niveles superiores de puestos de trabajo.

 

No podemos ignorar que la regulación de los derechos humanos no siempre forma parte de las leyes que se ocupan del derecho del trabajo, en tanto que éstas, esencialmente, se concentran en buena medida a la regulación de las relaciones de trabajo que se producen entre el trabajador y el empleador, mientras que las legislaciones en materia de derechos humanos muchas veces son omisas en la regulación de aspectos laborales.

 

Ante este escenario, es imperativo que los sindicatos de trabajadores, en todas las ramas de la industria productiva y de servicios, pero de manera específica de la industria metroviaria aquí presentes, busquemos armonizar las normas jurídicas que nos rigen, con la tutela de los derechos humanos que garanticen el respeto a la intimidad y la privacidad del trabajador, considerando a estos como elementos que dignifican al ser humano que se desempeña en una relación laboral, que es la fuente de los ingresos necesarios para su sobrevivencia.

 

En el caso de México, es de destacar el pronunciamiento del poder legislativo en favor de la libertad de la persona a decidir libremente su género, su intimidad y su privacidad, consolidando el marco jurídico que obliga al respeto de esos derechos creados, y facultando, por tanto, a los tribunales encargados de la impartición de justicia a hacerlos valer en el ámbito de su competencia.

 

Todos los grupos sociales, en su evolución, han enfrentado el lastre de la discriminación ya sea por su color, raza, religión, idioma, preferencia sexual, ideología, u otros conceptos. Todos estos motivos de discriminación se presentan en diferentes espacios sociales en que conviven, pero gracias a su lucha por preservar sus principios, intimidad y forma de ser y pensar, han superado adversidades y se han colocado, en la mayoría de los casos, en igualdad de condiciones con relación a los demás grupos sociales.

 

Lo anterior tiene su culminación cuando logran incorporar sus derechos a una legislación, la cual, por ser coercitiva, obliga al respeto del que antes se encontraba desprotegido y que, por generaciones y a través de diversas culturas, se habían encontrado marginados por su condición social, sexo, religión, color, etc., lo que es una vergüenza histórica por producir consecuencias degradantes, en particular para la mujer que se ha visto relegada, históricamente, en los diferentes espacios en que se desempeña como miembro de una sociedad.

 

Con el fin de superar los agravios cometidos en contra de las mujeres, propiciando la igualdad de género, se celebraron en el mundo diversas convenciones en que participaron una gran cantidad de Estados que asumieron en esos foros, la responsabilidad de adoptar políticas encaminadas a eliminar las formas de discriminación existentes, entre éstas nos referimos a la “Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer”, en el año de 1979, que ha servido de fundamento y referencia para realizar reformas legislativas en diversos países.

 

En específico, el artículo 11 de esta Convención está dedicado a señalar las medidas apropiadas, que permitirán eliminar la discriminación contra la mujer en la esfera del empleo.

 

Otro organismo creado con miras a alcanzar la justicia social universal es la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que contempla una visión humanitaria de las relaciones de trabajo, en donde una buena parte de la Comunidad Internacional hace suyo el principio de que, las relaciones de producción, deben construirse teniendo como base el respeto a los derechos humanos del trabajador, sin distinciones de ningún tipo y, por lo tanto, privilegiando la igualdad de género.

 

Podemos referirnos a múltiples teorías y disposiciones legales que garantizan la igualdad de género en los diversos aspectos de la vida social, pero en este importante encuentro de sindicatos hermanos de la Industria del Transporte Ferroviario, vamos a concluir, que la diversidad de género en las relaciones de trabajo no está sujeta a ningún límite, por constituir un derecho humano, por lo tanto, es nuestra mayor responsabilidad hacerlo valer en los centros de trabajo en que nos desempeñamos como trabajadores, ya sea cuando se encuentre previsto en las leyes que nos rigen en nuestros países, o bien, con un mayor esfuerzo y un gran reto, en donde pudieran no estar contemplados.

 

En el Metro de la Ciudad de México nuestro Sindicato ha sido un pujante impulsor de la igualdad de género, bastaría con señalar que cerca de un 40 por ciento de quienes prestan servicios en nuestra empresa son mujeres, a quienes hemos buscado que se incorporen a las actividades que antes eran destinadas de manera exclusiva para los varones, tales como la conducción de trenes, las actividades en el mantenimiento de trenes o en las funciones de mantenimiento a instalaciones eléctricas, electromecánicas o electrónicas.

 

Muchas gracias.

 
Vign_IMG_9025-Bustos

TEMA 5. COMUNICACIÓN SINDICAL.

HERRAMIENTAS Y ESTRATEGIAS PARA ENFRENTAR LOS CAMBIOS TECNOLÓGICOS

 PONENTE: LIC. EBERARDO BUSTOS LÓPEZ

                                                

        El hombre de todos los tiempos ha tratado de comunicarse con sus semejantes a través de los medios de comunicación que ha tenido a su alcance, los cuales en la era moderna son eficaces y cruciales en tanto que penetran en el pensamiento e ideología de las personas. De ahí la importancia de la comunicación eficiente en el fortalecimiento de la vida sindical.

                                           La comunicación sindical es fundamental para mantener una retroalimentación horizontal con todos los integrantes de su organización, así como para intercambiar información entre la dirigencia sindical, pero también para vincularse con organizaciones gremiales que persigan los mismos fines.

                                      El sindicalismo deberá encarar el futuro marcado por los avances tecnológicos y la comunicación vía cibernética, para interactuar con sus compañeros y con otras organizaciones, en los temas que representan retos comunes como son: la automatización, la tercerización y la precariedad en las relaciones laborales, que pueden intensificarse en la era de la robótica, la inteligencia artificial y la digitalización. El Sindicato tendrá que combinar la acción sindical tradicional, con otras de vanguardia que propicien la mejor respuesta a los desafíos del cambio tecnológico.

                                           En el caso de México la automatización es lenta, pero está latente, por lo que nos preparamos para enfrentar aspectos como la automatización en la venta de boletos, en donde los trabajadores y su organización sindical estamos propensos al uso de máquinas que atiendan la venta de accesos a los 6 millones de usuarios que usan el metro diariamente. Y el caso de la automatización de los trenes que es un proyecto oculto al que aspira el gobierno que administra y planifica la institución denominada Sistema de Transporte Colectivo.

                                         Frente a esa tendencia global, los sindicatos que representamos el interés de los trabajadores que operan la industria ferroviaria, debemos permanecer unidos, para intercambiar ideas que nos permitan afrontar los efectos de los avances tecnológicos, que vienen a desplazar la fuerza de trabajo de nuestros gremios, por la implementación de nuevas tecnologías.

                                     Para eso debemos aprovechar los avances tecnológicos en los medios de comunicación, que nos permitan hacerla inmediata e interactiva entre las organizaciones sindicales, ya sea por medio de Facebook o Twitter, Messenger o WhatsApp, porque en la medida en que avanzamos en su uso, podemos interactuar y comunicarnos con: FESIMETRO, en su campaña de “alto a la violencia al personal de contacto”, con el Sindicato de Metroviarios, en su campaña “Contra la Privatización”, con el Sindicato del Metro de Santiago, con su campaña, “Si nos tocan uno nos tocan a todos”, con el Subte de Argentina, en su campaña “Contra el Asbesto”, entre otros.

                                             Comunicarnos entre los Sindicatos de los Metros del Mundo, entre los Metroviarios, es ahora más efectivo y funcional si llevamos a cabo una coordinación entre nuestras organizaciones sindicales, unidos en torno a nuestras causas comunes y sindicales.

                                             Las redes sociales tienen sus ventajas y desventajas; entre las ventajas se cuenta con el alto impacto del mensaje para la efectividad en las movilizaciones; en la comunicación horizontal con los metroviarios, para obtener una atención inmediata a las demandas obreras presentadas a las autoridades y directivos de los Metros del mundo y sus gobiernos.

                                         Hay que entender que la viralización es una herramienta efectiva para el logro de los objetivos de la comunicación sindical. La desventaja del uso de las redes sociales son las campañas de desprestigio, denostaciones o “Guerras Sucias” que se arman en contra de los Sindicatos de Metroviarios, sus trabajadores y sus dirigentes. Esto se combate con una adecuada estrategia y con un control en el manejo de crisis, en forma inmediata y frontal, para que los daños sean mínimos para las organizaciones sindicales.

                                              Tampoco deben usarse las redes sociales como un “florero virtual”, es decir como un adorno para lucir un membrete. Es preciso que las redes sociales sean amigables, fáciles de usar, que inmediatamente logremos la información de manera clara y precisa, sin las trampas de varios links, para obstaculizar el acceso a la información deseada.

                                            Con las nuevas tecnologías de la información, se utiliza el recurso de viralizar los mensajes a través de “influencers”, que son trabajadores que se encuentran en las diferentes áreas de trabajo que, a su vez, replican la información a más y más trabajadores.

                                             El poder de penetración de las redes es impresionante, y su alto impacto en la sociedad genera opinión y determinación en las tomas de decisiones colectivas, por ello, es importante utilizar a las redes sociales como herramientas de comunicación social y sindical.

                                            En la actualidad existen en México, 83 millones de usuarios de Internet, es decir, el 63 por ciento de su población, toda vez que somos 130 millones de habitantes. La red social más utilizada para la comunicación es Facebook, con 2,100 millones de usuarios en todo el mundo y en México con 85 millones de cuentas, lo que ubica a México como el quinto país con más seguidores de Facebook.

                                             Es por ello que, los empresarios, dependencias del gobierno, universidades, grupos sociales y sindicatos cuentan con su página de Facebook.

                                         La mayoría de los sindicatos ya hacen uso de esta red social, incluso todos los metroviarios e integrantes de la Federación de Sindicatos de Metros, hacen uso de esta herramienta, con resultados positivos.

                                              Otra acción efectiva de comunicación sindical, de impresionante alcance y mejor impacto en la sociedad y en los trabajadores, es WhatsApp.

                                                  En la actualidad esta red social cuenta con 150 millones de usuarios en el mundo, y en México tiene a 78 millones de usuarios que pasan más de 2 horas en promedio diariamente, consultando los temas políticos y sindicales de interés.

                                                    Asimismo, con respuesta eficaz en los portales de noticias de los medios de comunicación y de las dependencias de los gobiernos, se utiliza Messenger de Facebook que cuenta con 61 millones de usuarios en nuestro país, y en el que se difunden boletines, comunicados, fotografías, sonido y comentarios.

                                                  En México existen 115 millones de líneas activas de celular de los cuales 65.9 millones utilizan smartphones para el uso de internet y redes sociales, lo que convierte al celular en una herramienta de comunicación eficaz y efectiva.

                                                  En cuanto a la estrategia de comunicación del Sindicato, se sugiere la interacción, no se debe quedar en la mera acción de difundir e informar; se debe movilizar y concientizar a través de los medios internos de comunicación tradicionales y digitales, a efecto de abarcar en la comunicación a un mayor auditorio de trabajadores, así como los millenials y a los adultos.

                                             En nuestro caso, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo, cuenta con una membresía de más de 12 mil trabajadores, mantiene una comunicación sindical interactiva, intensa y participativa a través de los medios tradicionales, por medio de Comunicados, Manifiestos y boletines informativos, así como correo electrónico y otras nuevas tecnologías de información.

                                                       Cuando algo sucede en materia de movilidad en la Ciudad de México y, específicamente, en el Metro, el dirigente de nuestro Sindicato Ing. Fernando Espino Arévalo es buscado por los medios de comunicación tradicionales, radio, televisión y medios impresos, y ahora también por las redes sociales. Su opinión es trascendental en la esfera noticiosa y es punto de referencia en acciones legislativas en beneficio de los trabajadores y de nuestra empresa.

                                                   Finalmente, podemos señalar que la comunicación sindical debe entreverarse con las nuevas generaciones para cumplir con el objetivo de hoy, y de siempre: informar y difundir las acciones y políticas del Sindicato, en la función de defender y mejorar los derechos laborales de los trabajadores de los Metros del mundo.

                                                    Brindar un servicio de transporte público, eficaz, eficiente, rápido y seguro es nuestro reto, y la comunicación con los trabajadores del Metro y con el público usuario, es determinante en este objetivo.

GRACIAS POR SU ATENCIÓN.

 
Vign_IMG_9153-lic

TEMA 6. LAS GARANTÍAS DE LIBERTAD SINDICAL Y CONTRATACIÓN COLECTIVA EN LAS EMPRESAS METROVIARIAS.

 PONENTE: LIC. ISMAEL GONZÁLEZ MARTÍNEZ

  

En México se acaba de aprobar una nueva Ley Federal del Trabajo, que transformó muchos de los conceptos con los que surgió el derecho del trabajo expresado en el artículo 123 constitucional, en el que se consideraba como esencial la tutela del derecho obrero, la creación de las Juntas de Conciliación y Arbitraje como organismos autónomos, integrados tripartitamente por representantes del Estado, de los patrones y de los trabajadores y la consideración del derecho consignado en las normas laborales como un derecho mínimo, susceptible de ser ampliado en la negociación colectiva.

Con la nueva legislación laboral, prácticamente, la tutela del derecho obrero quedó en segundo término, pues al desaparecer las Juntas de Conciliación y Arbitraje los nuevos tribunales de lo laboral resolverán conforme a derecho, ubicando al patrón y al trabajador en un plano de igualdad que económicamente no existe.

Sin embargo, los aspectos más relevantes de esta reforma laboral se encuentran en materia de derecho colectivo del trabajo, pues en un afán de combatir y acabar con los contratos colectivos de protección patronal y la existencia de sindicatos “blancos” que no representan a sus miembros, se establecieron mecanismos de control excesivo del Estado sobre la actuación de las organizaciones sindicales.

Libertad sindical y negociación colectiva en el Metro de la Ciudad de México.

La nueva legislación laboral dejó vigente la figura de la tercerización en la contratación laboral, es decir, el famoso “outsorcing”, que lo mismo se usa para evadir obligaciones patronales que para defraudar a Hacienda y a las instituciones de seguridad social, evadiendo el pago de impuestos y cuotas a que se encuentran obligados. Pero además, mediante el “outsorcing” los patrones mantienen un control eficiente sobre sus trabajadores, toda vez que éstos desconocen si cuentan o no con un sindicato o con un contrato colectivo, y existiendo son totalmente favorables a los patrones.

En el Metro de la Ciudad de México prestan sus servicios diversos trabajadores contratados por empresas terceras que dan servicios en el Metro. Esas empresas, como las de limpieza, contratan trabajadores de la tercera edad que ya se encuentran pensionados, con el propósito de que no exijan que se les registre ante la institución de seguridad social, porque tendrían que suspenderles su pensión mientras se encuentren contratados laboralmente, pero tampoco tienen la protección de un sindicato que, aunque exista, sólo ve por los intereses del patrón. Otros trabajadores son contratados por las empresas terceras que dan servicios de mantenimiento a trenes e instalaciones fijas del Metro, sin contar con la experiencia o la capacitación para tal efecto, y todo ello mediante salarios muy por debajo de lo que se paga a los trabajadores del Metro, porque no cuentan con la protección de un sindicato o el conocimiento del contrato colectivo.

Nuestro Sindicato es respetuoso de la libertad sindical desde muchos años antes de que así se estableciera en la legislación laboral, pues con el nuestro coexisten además otros tres sindicatos, uno de ellos de personal de confianza, sin embargo es nuestra organización la que cuenta con la mayor representación del interés profesional de los trabajadores con, aproximadamente, el 90% de los trabajadores afiliados a nuestro Sindicato.

Pero veamos cómo está prevista en el Metro de la CDMX la legislación laboral aplicable: El artículo 123 constitucional contempla dos apartados, uno, el apartado “A”, aplicable para las relaciones laborales entre los trabajadores y los patrones de la iniciativa privada,  y el otro, el Apartado “B”, que resulta aplicable a las burocracias al servicio del Estado.

En esta legislación se dispone que sólo pueda haber un sindicato por dependencia y la huelga prácticamente está prohibida, pues para intentarla se deben de haber violado, de manera general y sistemática, los derechos consignados en el citado apartado “B” del artículo 123 constitucional.

Sin embargo, debemos decirles que, cuando menos en una ocasión, nuestro Sindicato emplazó a huelga al Sistema de Transporte Colectivo, nuestra empresa. Obviamente el Tribunal resolvió que no se cumplían los requisitos para el emplazamiento legal a huelga.

También por disposición del citado Apartado B, las condiciones generales de trabajo deben ser establecidas por el titular de cada dependencia, con la sola obligación de escuchar la opinión del sindicato, lo que implica que no existe negociación bilateral de las condiciones colectivas de trabajo.

No obstante, las luchas de los trabajadores del Estado propiciaron que se reconociera la pluralidad sindical por dependencia y, por nuestra parte, desde el surgimiento de nuestro Sindicato nos propusimos generar un instrumento jurídico de negociación colectiva de las condiciones de trabajo, lo cual logramos al pactar un Reglamento de Condiciones Generales de Trabajo que es revisable, en cuanto a salarios y condiciones de trabajo, cada año.

A pesar de que la nueva legislación laboral aplica para casi todas las relaciones laborales, por disposición del Apartado “B” del Artículo 123 Constitucional y su ley reglamentaria, legislación aplicable a las burocracias al servicio del Estado y que se hace extensiva a las relaciones laborales en nuestra empresa, las condiciones generales de trabajo deberían ser establecidas por el titular del Organismo con la sola obligación de escuchar la opinión del sindicato, lo que implicaba que no existía negociación bilateral de las condiciones colectivas de trabajo ni de los salarios.

No obstante, desde el surgimiento de nuestro Sindicato nos propusimos generar un instrumento jurídico de negociación colectiva de las condiciones de trabajo, lo cual logramos al pactar un Reglamento de Condiciones Generales de Trabajo que es revisable, en cuanto a salarios y condiciones de trabajo, cada año.

Derivado de este mecanismo de negociación colectiva logramos obtener, para beneficio de los trabajadores del Metro, aun para los que no son parte de nuestro Sindicato, incluso para los trabajadores de confianza, prestaciones y derechos que se pueden sintetizar en los siguientes conceptos:

a)     Servicios de salud que comprenden cuatro policlínicas propias, además de laboratorios, proveedores de medicamentos, clínicas de rehabilitación y un hospital contratados de la iniciativa privada para nuestro servicio. Además se comprenden dos Centros de Desarrollo Infantil y un Deportivo de los trabajadores del Metro de primer nivel.

b)     Fondo de Ahorros constituido con las aportaciones en un 15% de los trabajadores y un 30% de nuestra empresa, además de un Fondo de Ahorros capitalizable en el que participan el Estado, los trabajadores, nuestra empresa y nuestro Sindicato, éste aportando el 25% de los recursos provenientes de las cuotas sindicales.

c)      Prestaciones diversas como vales de despensa; ayuda para renta; pago de quinquenios; pago de lunch; ayuda para compra de útiles escolares; estímulos por el Día de las Madres, por titulación, por certificación, por puntualidad y asistencia, por realizar actividades destacadas; bono por el Día del Trabajador del Metro; ayuda para compra de lentes; pago de marcha por defunción y otras.

d)     Pensión por jubilación en la que, nuestra empresa, paga la diferencia entre el monto de aquella y el sueldo del último puesto ocupado por el jubilado, con los incrementos salariales que se produzcan.

e)     Licencias por defunción de familiar

f)       Licencias por paternidad.

g)     También derivado de la negociación colectiva logramos construir un Centro Vacacional, propiedad de nuestro Sindicato, mismo que se encuentra abierto para los trabajadores y sus familiares.

Como se observa, pese a las limitaciones que la legislación laboral establece para las relaciones colectivas de trabajo en nuestro centro de trabajo, nuestra Organización ha logrado transitar hacia una relación de amplio respeto a la libertad sindical y a la autonomía de cada organización, avanzando igualmente hacia la consolidación de un instrumento jurídico de negociación colectiva que garantiza las mejores condiciones de vida y de trabajo para nuestro gremio.